Ingreso Usuarios

Llevanos en el Celular

 

Se dice de mi

Calma, no estamos de paso

       Luego de la caída 2-0 frente a Tigre el pasado viernes, Aldosivi le dio fin a su participación en este torneo extraño de dos zonas con 16 equipos.

       Equipo corto, con lesiones, expulsiones y bajos rendimientos, es la característica principal de este Aldosivi que sin lograr un buen funcionamiento estuvo cerca de alcanzar los 20 puntos, principal objetivo para jugadores y cuerpo técnico. No se logró, es cierto, pero no estamos tan mal parados para lo que viene, como algunos se animan a decir.

       En la tabla extensa de promedios, Aldosivi finalizó en 21º ubicación, sacando a Argentinos Juniors que descendió, quedarían 8 equipos por debajo del Tiburón, de los cuales 4 (Huracán, Colón, Sarmiento, Temperley) dividen por la misma cantidad de temporadas. El gran colchón de puntos que el conjunto de Quiroz logró el año pasado, sirve para trabajar tranquilo, sin apuros, pensando en lo que viene.

       “Dos por puesto”, aseguran desde el Cuerpo Técnico. “Que se queden Luguercio, Penco, Bandiera y Llama”, opinan desde la tribuna. Lo cierto es que Lamberti y Ortiz ya no formarán parte del plantel, por lo tanto Aldosivi está obligado a reforzar esos lugares.

       ¿Es necesario un arquero? Matías Vega, quien terminó ocupando el arco las últimas ocho fechas, recibió la misma cantidad de goles que Pablo Campodónico en la misma cantidad de partidos jugados. Yendo a la línea defensiva, Galván con altos y bajos rendimientos, logró ser nuevamente el “mejorcito” del fondo, que salvo por la expulsión frente a Atlético Tucumán, jugó 15 de los 16 partidos del torneo.

 
   

       El medio fue mutando a medida que el campeonato avanzaba. El Tiburón pasó del esquema 4-2-3-1 a un 4-4-2 clásico, que le dio más alegrías a Quiroz y cia. que tristezas. Martín Rivero y Santiago Rosales jugaron todos los partidos. El primero, si bien no ocupó su posición natural, rindió a lo largo del Torneo de Transición. Por más que sea criticado por algunos hinchas, tuvo que hacerse cargo de cortar circuitos, del primer pase y a su vez ser enlace, cuando Llama y Lugüercio sufrieron lesiones.

        Por otra parte, Santiago Rosales tuvo un gran comienzo de campeonato, siendo vital frente a Olimpo y Argentinos en las primeras fechas y excepto frente a Boca, luego bajó su rendimiento como la mayoría del plantel y se notó.

       Hernán Lamberti, quien ya se despidió del club, no logró el buen rendimiento que le conocíamos, equivocándose en pases cortos y débil en las marcas, motivo que le dio lugar al juvenil Nahuel Pájaro para que sume sus primeros minutos en la Primera División, ya que Poclaba se lesionó al poco tiempo de arriba al club. El sector derecho luego de la lesión de Lugüercio, nunca tuvo un titular asegurado. Es que fue ocupado por Bandiera, Rosso, Castro y Quilez, siendo este último el más “aceptable” en la posición, pero de todas maneras se notó la ausencia del “Payaso”.

"Santiago Rosales tuvo un gran comienzo de campeonato,...luego bajó su rendimiento como la mayoría del plantel y se notó."

        Arriba, Sebastián Penco debe tener moretones por todos lados. Su función era luchar con los dos centrales rivales y me animo a decir que ganó más de lo que perdió, teniendo en cuenta que las primeras ocho fechas estuvo muy solitario. Contra Newell’s ingresó Bandiera, lo acompaño en el ataque, convirtió y nunca más se movió de su lado.

        Neri, cuestionado de antemano por el famoso “traigan jugadores de renombres”, fue el mejor refuerzo de Aldosivi. Le dio frescura, agresividad, goles y asistencias a un conjunto marplatense que hacía agua en ataque. 

        Ahora, el mejor refuerzo de Aldosivi sería recuperar al 100% a Lugüercio y luego ocupar aquellas zonas más débiles. Se habla de seis jugadores de jerarquía pero mejor no comentar antes de tiempo. Eso sí, si llega un Bandiera, primero vean como juega y luego critiquen.

         Se pide que se vayan todos. ¿Para tanto? Aldosivi no juega bien, cierto, pero se mejora con trabajo y esa cierta cuota de suerte, que logramos tener por momentos el año pasado.

         Hay que reforzar todas las líneas, corregir errores, fortalecer el grupo y no relajarse.

                                                                                                                                                  ALEXIS DAMBORIANA

                                                                                                                                          AGRUPACION SANGRE VERDE